martes, 24 de noviembre de 2015

Reedición: Microstock, o como rentabilizar tus fotos

Hace como un par de años comencé un conjunto de posts que pretendían ser un curso sobre microstock. Tras un pico importante de trabajo, la cosa se quedó en la cuarta entrega (de unas 10 o 12 que debía haber habido...). Recientemente algunas personas me han vuelto a preguntar por aquellos posts, así que me he decidido, ahora que tengo un plan de trabajo para tratar de garantizar un post semanal, a reeditar aquellos cuatro posts y a continuar con el resto hasta terminarlo. Tengo a mi favor que ya he avanzado en una buena parte del texto, y que tengo la información que necesitaba para un conjunto de posts sobre las palabras clave mas buscadas, incluyendo un análisis por trimestres, ya que algunas palabras no se buscan con la misma intensidad durante todo el año.

No os entretengo más y os dejo con ese primer post. Cada 3 semanas más o menos, y hasta el verano, iréis recibiendo nuevos posts sobre el tema. Espero que os sean útiles.


Todos los fotógrafos tenemos la sensación de que nuestras fotos son estupendas. Además, cada uno tenemos nuestro propio estilo (si aun no lo tienes, tranquilo, que todo llega). Hagas el tipo de foto que hagas, seguro que en alguna ocasión has pensado que alguna de esas fotos estupendas que tienes puede ser interesante para alguien; que podría ser utilizada en un anuncio. Pero…, ¿Cómo vendes esa foto al comprador interesado? Desde luego, en ebay, no… Si quieres vender tus fotos para que sean utilizadas en anuncios publicitarios, en presentaciones o en artículos periodísticos, tienes que saber de que va eso de la fotografía de Stock.

Este post inicia una serie que publicaré a lo largo de 2013, como resultado de una charla impartida en la I Semana Solidaria de Fotografía de Guadalajara. Tras la charla me planteé que era un buen momento para poner todo esto por escrito. En un primer post, puse a disposición de mis lectores las trasparencias que utilicé en la charla. Confío en que este mini-curso, con algunos añadidos respecto a la charla en cuestión, pueda ayudaros a entrar en este mundillo. Os aseguro que puede ser una fuente interesante de recursos, si no para retirarnos, si para pagar parte de nuestro equipo fotográfico.

Pero... ¿Qué es la fotografía de Stock?

Se trata de un tipo de fotografía que se realiza para ser vendida de manera comercial. ¿Para que puede querer alguien tus fotos? Pues para muchas cosas:

  1. Para incluirla dentro de un anuncio publicitario. No todas las fotografías que aparecen anunciando algo son del producto en cuestión. Algunas simplemente sirven para ambientar el producto o para poner en situación a posibles compradores. Nuestras fotos pueden ser de esas.

  2. Para ilustrar una presentación en Power Point (o en tu generador de presentaciones favorito…). La mayoría de las fotos que utiliza la gente en este tipo de presentaciones, provienen de fotografía de Stock. ¿Quién no ha visto una trasparencia con una fotografía de un apretón de manos?

  3. Para ambientar un artículo de una revista o en un folleto. Algunas revistas tienen fotógrafos contratados o mantienen acuerdos con fotógrafos freelance para obtener fotografías sobre un tema concreto del que están preparando un artículo. Sin embargo, un buen número de revistas se nutren de fotografías que pueden encontrarse en archivos de todo tipo. Por otro lado, muchas empresas hacen folletos sobre sus productos o su tecnología, utilizando fotografía de stock.

  4. Para formar parte de una noticia. Las fotografías de este tipo, como veremos cuando hablemos de las fotografías editoriales, tienen alguna diferencia con las fotos de stock convencionales. La mayoría de nuestras fotos valdrían para este fin.

En la mayoría de los casos, las fotografías las haremos con el objetivo de venderlas; dedicaremos un post a hablar sobre cómo hacer esas fotos en nuestro estudio (no te asustes, que cualquier lugar de tu casa, vale...). Sin embargo, esto no será siempre así. Un ejemplo claro son las fotografías que podamos tomar durante nuestros viajes. No se trata de las fotos convencionales de las vacaciones, sino fotografías realizadas durante ese tiempo, pero siempre teniendo en mente su destino final… Puedes tratar de entrenar el ojo para aprovechar esos momentos y añadir un poco de rentabilidad a la diversión.

La pregunta que debemos hacernos siempre, tanto si la foto la hacemos en nuestro estudio, como si la hacemos aprovechando que estamos en Nueva Zelanda, es ¿compraría yo esta foto para algo? Si la respuesta es sí, no lo dudes, y hazla.

Continuará...


No hay comentarios:

Publicar un comentario