lunes, 19 de mayo de 2014

Una de cementerios y panteones (Probando el 14mm f 2.8)

Este post sólo pretende mostrar las primeras fotos medio serias que he hecho con el 14mm que llevo pegado a la Fuji X-E2. Antes de nada, os diré que es un cristal espectacular. Todo lo que hayáis leído sobre él se queda corto al hablar de su definición y ausencia de distorsión.

Casualmente, las pruebas tienen un toque del mas allá, puesto que están hechas en el Cementerio de la Almudena o en los dos Panteones que tenemos en Guadalajara (el de la Condesa de la Vega del Pozo y la cripta de los Mendoza en la Iglesia de San Francisco). En todo caso, los que me seguís ya sabéis que es un tema que me gusta, así que espero no defraudar...

Comencemos por la Almudena, con una fotografía hecha para probar el nivel de desenfoque que tiene una lente de este tipo. Puesto que se trata de un 14mm, y que el sensor es un APS-C, no es de esperar que haya mucho bokeh. Sin embargo, debo reconocer que para la fotografía que buscaba, el desenfoque del fondo es exactamente lo que quería: lo justo como para que este bien separado del tema principal, en primer plano, y que se siga viendo qué es lo que hay allí detrás.

La fotografía está enfocada en el crucifijo, claro, y está disparada a ISO 200, f 2.8 y velocidad 1/750.

La siguiente pareja de fotografías son el exterior del Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo y el interior de la cripta. La primera da idea de lo que es capaz de "cazar" este objetivo, con un ángulo de casi 90º. De hecho, la proporción está recortada porque aún había mas tierra y cielo. Está hecha a ISO 200, f 5.6 y 1/600.

En la segunda se definen perfectamente los dos planos diferentes, en esta ocasión con poco desenfoque, a pesar de estar hecha a f2.8 como la primera. Aumentando la distancia a la que enfocamos, apenas se aprecian las zonas desenfocadas. Además se puede ver también la tolerancia al ruido, ya que está hecha a 3200 ISO (1/45 de velocidad), y creo que lo "aguanta" bastante bien.

La última corresponde al Panteón de los Mendoza, en la Cripta de la Iglesia de San Francisco. Una réplica del Panteón Real del Monasterio de El Escorial, como corresponde a la que fuera una de las familias más grandes de España, destrozada por las tropas francesas en el inicio del S. XIX. Los huesos se trasladaron posteriormente a Pastrana, y el Panteón quedó en muy mal estado. Se ha restaurado recientemente, aunque los féretros permanecen tal y como los dejaron los gabachos...

La foto esta tomada a 3200 ISO, f 2.8 y 1/40 segundos.

Como resumen final, puedo deciros que estoy más que satisfecho con el objetivo y que estoy seguro que proporcionara muchas "tardes de gloria"... y por cierto, la X-E2, que era una cámara interina, hasta que la X-Pro2 estuviera en el mercado, se está hacendó un hueco en mi corazoncito: cómoda, rápida, ligera, manejable... Aún no le he encontrado ningún defecto. ¡Hasta es bastante mas bonita que la X-T1! ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada