lunes, 21 de abril de 2014

Sobre los objetivos que llevar en la mochila...

He leído estos días una entrada en www.xatakafoto.com titulada "¿Tienes saltos focales entre tus objetivos? Tal vez no pase nada" de Fran Barrero, y me ha parecido importante reproducir aquí la idea principal, contando mi experiencia.

El artículo comienza con el siguiente párrafo:

Desde que empezaba en la fotografía como aficionado y amateur, he oído a otros amantes de la fotografía o de coleccionar equipo que necesitaba este objetivo o aquel otro para tener cubierta esta focal o aquella… Recuerdo haber tenido 7-8 objetivos de los que solo usaba dos como mucho. Daba la sensación que había que tener desde 10mm hasta 400mm como mínimo, lo más curioso es que para estos “gurús de los foros” no podías tener ningún salto entre esas focales: no puedes tener un 24-70mm y un 80-400mm, ya que pierdes las focales entre 70 y 80mm.

Me ha recordado mi propia forma de pensar cuando me compré mi 18-200mm f3,5-6,3 (28-320 equivalente a formato completo)... Pensaba que con esto tenía todo cubierto, y que ya no encestaría ningún objetivo más. En cámaras anteriores (de carrete) había pasado de los objetivos fijos a objetivos zoom, por ese afan de cubrir todas las focales: un 28-80 y un 70-210. Por eso, cuando me pase al mundo digital y vi que podía tenerlo "todo en uno", me quede encantado.

A medida que ha ido pasando el tiempo, he ido comprando más "cristales": un 10-22mm f3,5-4, un 24-105mm f4, que sustituyó al 18-200 cuando descubrí la mala calidad de este, y que casi nunca hacía fotos por encima de 100..., un 100mm f2,8 macro, un 8mm ojo de pez, de enfoque manual, y el que para mi tiene la mejor calidad precio de los objetivos de Canon... el 50mm f1,8. Con mi Canon 7D, cubro todas las focales de las fotos que hago.

Mi vuelta a la "pureza" la he tendo al comprarme la Fuji X100s. Una cámara con objetivo fijo, un 23mm f2 (equivalente a un 35mm), que me ha obligado a pensar mas los encuadres, a buscar el correcto, y a descubrir que con una única focal fija se pueden hacer muchas mas cosas de las que parecen. De hecho, en el último año apenas he usado la 7D... Y mi plan es seguir en esa línea: venderé la mayoría de los cristales y me quedaré con el cuerpo de la 7D y el 24-105 f4 (por si un día hay que ir con una reflex a algún sitio), y acabo de comprar una X-E2, con un 14mm 2,8.

Mi idea, de momento, es utilizar también algunos de aquellos objetivos que tengo de una cámara anterior, fijos y de enfoque manual: un 50mm f1,7 y un 135mm f2,8, junto con unos anillos de extensión para los macros. Probablemente complete el equipo con algún tele corto de enfoque automático (quizá el 60mm, o el 56mm de Fuji, o algo que saquen en un futuro, pero siempre, fijo). La calidad de una lente fija no la encuentras fácilmente en un zoom, y la necesidad de moverte, de buscar el encuadre y de pensar la foto, te hace ser mejor fotógrafo, al menos desde mi punto de vista.

En resumen, si estas pensando en ampliar tu colección de objetivos, es el momento de olvidarte de cubrir todos las focales y buscar un objetivo fijo de la focal que mas utilices. Dentro de un tiempo veremos cuanto has usado el resto...

-

Nota: La licencia de Xatakafoto es creative commons, así que la de este post también lo es, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada