martes, 26 de abril de 2011

Como el humo se va...

Ese era el título de la foto del lunes 25 de abril (que tenía una complementaria), y ante las peticiones populares voy a tratar de explicar cómo las hice. Se trata de un experimento para preparar las dos fotos que presentaré para la exposición que la Agrupación Fotográfica de Guadalajara organizará el próximo Septiembre, y que ya os anunciaré aquí, como corresponde...

Primero, las fotos en cuestión:

115/365 Como el humo se va...

Complementaria de la 115/365


Y ahora, las explicaciones...

Vamos a empezar por lo fácil: Ambas fotos son iguales salvo que tienen los colores invertidos y una rotación especular. Eso era lo fácil, porque supongo que ya lo habíais detectado todos. En realidad a la exposición llevaré dos fotos distintas, aunque ambas con este estilo. Una llevará por título RGB y otra CMYK... Supongo que es fácil saber cuál es cuál ;)

Otra aclaración es que la foto es una superposición de tres fotos, de manera que hay tres fotos de volutas de humo diferentes, cada una de ellas coloreadas con un color y luego superpuestas. Con todo esto en la cabeza, veamos como conseguir las volutas, como colorearlas y como superponerlas.

Volutas

El humo es de incienso; una varilla humeante es suficiente para un buen numero de fotos, así que no hay prisa... El único problemas de mis varillas es que generaban un hilo de humo muy fino. Intentare conseguir conos o algo así para las siguientes, a ver si dan algo más de humo.

El fondo es un fieltro negro, puesto a suficiente distancia como para que esté fuera de foco, por si hubiera alguna mota o algo así, y la iluminación es de un único flash puesto a 90º con la cámara y disparado con un disparador radio. El flash debe tener un "snot" que focalice toda la luz en una zona del humo, y que no disperse la iluminación. Sobre todo, no puede iluminar el fondo negro, claro. La gracia es regular la potencia para que el humo aparezca brillante, pero no quemado. Yo he usado un snot casero hecho con un "rectangulo" de carton (de una caja de cereales) lleno de pajitas negras, de esas que son un poco mas gruesas de lo normal, como para mojito...

En cuanto al enfoque, debe ser manual (basta con enfocar de manera automática encima del incienso y luego bloquearlo). Yo he usado una apertura de f 8.0, para que aparezca una parte grande del humo enfocada. Pruebas hechas con un nº/f menor, generaban volutas desenfocadas. A partir de los RAWs, los he contrastado un pelín, pero muy poco. Con eso tenemos ya las tres fotos que vamos a mezclar:






Color

A partir de aquí hay que colorear las imágenes. Esto es lo fácil, aunque no lo parezca: Abrimos una en nuestro programa de ProceSado favorito, añadimos una capa transparente, la rellenamos completamente con el color que queramos usar y ponemos el modo de fusión en luz suave... Et voila... Ya tenemos el humo de colores. Los colores RGB son fáciles: (255,0,0) es Rojo, y así sucesivamente. Los de CMY son igual de faciles: (255,255,0) es el amarillo, etc. Si queremos eliminar parte del humo podemos pintar con el pincel negro en la capa de color, para eliminar lo que sobre o dar al humo la forma adecuada. Finalmente acoplamos la imagen. Esto hay que hacerlo con las tres fotos.




Superposición

Lo siguiente es elegir una foto como base. Yo elegí como base la que tenía más cantidad de humo, para superponer las otras encima. Para ello abrimos las tres fotos, seleccionamos una parte de cada una de las imágenes que abarque todo el humo que queremos copiar, y lo pegamos como una nueva capa en la imagen base (basta marcar un recuadro o la forma que queramos con el lazo y hacer copiar (Ctrl-C) y pegar (Ctrl-V)). Por ultimo ponemos los modos de fusión de las nuevas capas en sobreexposicion lineal y y ajustamos, si es necesario, el nivel de transparencia de cada capa. El resultado final es este:

115/365 Como el humo se va...


Y recuerda, para el fondo blanco, solo hay que invertir la imagen...

2 comentarios: